Nuestras Habitaciones

Invitan a un descanso físico y mental, donde el aroma del Ciprés de las Guaitecas, la luz cálida que se difunde desde las lámparas simulan los antiguos barcos y las amplias vistas del fiordo Última Esperanza en un entorno único. Las habitaciones son una analogía de la manada de ovejas, por lo que tenemos habitaciones en blanco y negro, ya que cada manada siempre tiene ovejas negras.