Remota - Puerto Natales, Chile
  • _RMT0414

Que se puede descubrir en los Días de Ocio en Patagonia Remota

Los miles de tonos amarillos y rojos
del bosque nativo en otoño,
el pelo de los guanacos brillando
con el sol de la tarde,
una mano o unas rayas misteriosas
pintadas en la roca de una caverna,
el orden de unas piedras o de unos troncos
signos de vida en la vastedad del paisaje,
las rayas de los Onas en su fiesta de iniciación,
de donde salió la idea de los cuerpos pintados
las plumas extremas del ala del cóndor,
que le permiten planear como ningún otro,
las latas de todos colores de los puestos
donde viven solitarios puesteros y ovejeros,
las casas de lata pintada de Puerto Natales,
los letreros espontáneos en cualquier lugar remoto,
la línea zigzagueante de caminos interminables,
o de cercos que se pierden por los potreros,
el ojo profundo del puma,
o el ojo pintado para la fiesta del Yàmana,
y la canoa tallada en un tronco en que navegaban;
el cuero de guanaco que era ruca y vestido del Ona,
la foto del padre D'Agostini en una cumbre destacada,
el color azul del hielo de glaciares,
el esmeralda claro del lago Pehoè
mas oscuro en el lago Nordenskhold,
y azul piedra en laguna amarga,
las lengas podadas o curvadas por el viento,
los bosques bonsái de la quebrada de la feria
o de la península Antonio Varas,
la calavera seca de una vaca clavada por ahí,
un ovejero, su caballo, sus aperos, y sus perros,
y sus casitas alineadas una al lado de la otra
cerca de las casas de las estancias,
los patios de maniobra, los corrales,
y las bodegas de secado de Puerto Bories
forradas con listones de madera separados
para que el viento se cuele y seque los cueros.

Los botes de los pescadores acollarados en Puerto Natales,
los gansos salvajes acompañados en parejas de dos colores,
la mar agitada y ventosa del estrecho mas famoso,
que descubrió Magallanes el 1º de Noviembre de 1520,
el cabo de hornos, la isla del fin del mundo,
un antiguo velero cruzándolo a vela,
el motovelero Endurance de Schackelton,
atrapado por los hielos flotantes de la Antártica,
una foto de la expedición de la Yelcho
a rescatar a su gente de la isla elefantes,
en el poderoso mar de Drake,
fotos de los últimos onas en Yendegaia, canal de beagle,
y después en la hacienda Haberton de Usuaia.

El viaje del Beagle a cargo del capitàn Fiyz Roy
a levantar las primeras cartas de navegación del sur de América,
el naturalista Darwin que cambió tres jóvenes Yàmanas
por un botón, un canasto y algo mas,
para llevarlos a Inglaterra y demostrar que los podía educar
porque también eran seres humanos
(cuestión que entonces aún se discutía en Europa)
y los presentaron al rey Jorge)

La inmensidad de la sensación de inmensidad,
que permite vislumbrar apenas,
lo que puede ser la verdadera inmensidad,
de la que no sabemos nada mas.

La soledad del paisaje superada tal vez
por el alma vagabunda, y el espíritu errante,
del ovejero, o de los esquiladores,
que recorrían casi sin detenerse las estancias de la Patagonia,
que siempre tenían piezas disponibles para alojarlos,
como el viajero que hoy encuentra en Remota
la herencia y tradición de esa hospitalidad de origen comercial,
pero que en lo remoto se hace también amistosa,
y porque no?, hasta generosa
y va mas allá para ser verdaderamente, hospitalidad.

Siguiendo la tradición de los navegantes portugueses
que navegaban en sigilo,
lo principal se deja y no se hace,
se muestra y se descubren o no
porque tal vez ya están mas que descubiertas,
las torres del Paine,
Los cuernos del Paine frente al lago Pehoè,
O El glaciar de Grey.

Cada persona puede hacer con nuevos ojos
su propio descubrimiento,
sino ya nadie iría a Machu Pichu,
tal vez el lugar de viajes mas fotografiado del mundo…
Quizá, porque solo se conoce aquello que ofrece resistencia,
el lugar donde ha costado llegar,
aquello que de alguna manera uno cree que se merece.

Por eso tal vez el mito de Patagonia,
es el mito de lo remoto,
de aquel lugar donde se siente
que el viaje se ha cumplido
y se es devuelto suavemente,
hacia lo propio, hacia el propio jardín,
no como la pelota de tenis que rebota en el frontón,
sino mas bien, como el nadador que se tira de cabeza a la piscina,
penetra en el agua que poco a poco lo devuelve a la superficie.

Germán del Sol
Junio 2006

Remota
Ruta 9 Norte, km 1.5
Puerto Natales, Chile
Llamar: +56 61 - 241 40 40

Información

Un Puente a la maravillosa y Remota Patagonia

Somos exploradores enamorados de la belleza sublime de la Patagonia Chilena, con su historia, con su gente, con su naturaleza, felices de mostrar y acompañar a nuestras visitas en esta aventura, apoyados con una infraestructura y hotelería de clase mundial, con 72 espaciosas habitaciones con espectacular vista, una gastronomía de lujo y amplios espacios de estar y relajo. Estamos orgullosos de ser el referente de los hoteles de la zona y felices de lo que hacemos, de nuestro prestigiado edificio ecológico reconocido mundialmente, de nuestro servicio de primera clase y de nuestra pasión con que entregamos una experiencia unica e irrepetible, para explorar de la mejor manera, esta parte privilegiada de nuestro Planeta.